Evitar las distracciones en el trabajo

La mente humana está diseñada para responder ante los estímulos del entorno, por eso a veces nos cuesta tanto trabajo concentrarnos y terminar una tarea. Varios estudios,como este realizado por el consultor Edward G. Brown, confirman que las distracciones en el trabajo pueden suponer entre 2 y 6 horas perdidas de media al día…

Las distracciones del ambiente y las interrupciones (llamadas, preguntas de compañeros, redes sociales, etc.) son dos de las principales causas que nos retrasan, pero no son los únicos factores.

Si quieres mejorar la productividad, y que el tiempo cunda el doble en la oficina, no te pierdas estos consejos y buenas prácticas. ¡Lograrás sacarlo todo adelante sin mucho esfuerzo!

  1. Mantén un entorno saludable de trabajo: Las condiciones del entorno son muy importantes para mantenernos concentrados; cuando trabajamos con falta de luz natural, con frío o con exceso de calor, o con un aire que no se renueva con frecuencia, es habitual que aparezcan dolores de cabeza, problemas de vista, y todo tipo de incomodidades que además de afectar a la salud, también merman la capacidad de concentración y la productividad.
  2. Utiliza mobiliario ergonómico y adaptado a tu fisionomía: Si contamos con un escritorio y una silla ergonómicas, es más sencillo mantener la postura de trabajo sin que el cuerpo se resienta. El dolor y la incomodidad son distracciones persistentes en nuestro trabajo que se pueden evitar con el mobiliario adecuado.
  3. Realiza pausas periódicas: Aunque las condiciones sean óptimas, de vez en cuando es necesaria una pausa para estirar las piernas, mover el cuerpo, descansar la vista, y despejar brevemente la mente. Si estableces pausas periódicas cada 2 horas, evitarás levantarte entre medias, al tener planificado tu momento de desconexión.
  4. Pacta momentos de concentración con tu entorno: cuando necesitas realizar una tarea que conlleva mucha concentración, las interrupciones son catastróficas, no por el tiempo que conllevan, sino por lo que cuesta después volver a concentrarse. Para evitarlo, pacta con tus compañeros una franja horaria de concentración máxima, o pon un pequeño cartel en tu escritorio. Si estás en una oficina abierta, poner un poco de música suave en los auriculares puede ayudarte a concentrarte mejor.
  5. El trabajo más complicado, mejor por la mañana: A primera hora del día la mente está más despejada, y es mucho más probable que te enfrentes a las tareas difíciles con más ganas y menos predisposición a postponerlas.
  6. Todo lo que lleve menos de un minuto, ¡hazlo en el momento! De lo contrario, perderás más tiempo en anotar la tarea, y hacer el seguimiento.
  7. Mantén un seguimiento de tus tareas pendientes: Apunta por orden de prioridad las tareas que tengas pendientes para poder distribuir el tiempo y designar un plazo para cada una de ellas. Por ejemplo, en vez de mirar el mail continuamente, dedícale un período de tiempo cada día a recibir y contestar mensajes, así no interferirá con el resto de las tareas.
  8. Mantén tu espacio ordenado: El orden es fundamental, no solamente evitarás perder tiempo buscando los papeles y el material de oficina, un escritorio ordenado también te ayudará a mantener la higiene mental en el trabajo.
  9. Muévete: Si ves que no consigues concentrarte, te surgen distracciones continuas, y te sientes frustrado…la mejor táctica es cambiar de lugar. A veces un simple cambio de aires es lo que necesitamos para poder concentrarnos.
  10. No te líes con las redes sociales: Es muy tentador echar un vistazo de vez en cuando, pero mirar las redes sociales, las notificaciones, los mensajes, etc. implica distraerse y desconcentrarse durante más de 5 minutos. Silencia las notificaciones en el trabajo, y utiliza los momentos de pausa programada para responder a tus mensajes.

Quizás te puede interesar:


Posts Relacionados

¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete a nuestro blog!